¡Más madera!

lunes, 14 de marzo de 2011

XX AÑOS DE LUJURIA

“AULLEMOS JUNTOS GRITOS DE LIBERTAD”*
En los años que llevo dedicándome a esto del rock’n roll desde este lado de las cuerdas me ha cambiado mucho la forma en la que veo a los artistas, a las bandas: unos se han hecho más cercanos para mí, otros al contrario, a unos les he perdido el respeto o la admiración que les profesaba, a otros al contrario, he creado amistades, alguna enemistad también, cómo no, pero el sentimiento de fan, de seguidor, como lo quieras llamar, solo lo mantengo por un par de bandas, y cuando digo un par es porque no son más de dos. Una de ellas cumple veinte años y desde aquí quiero hacer mi pequeño homenaje a los segovianos Lujuria.

¿Por qué hoy? Pues porque el pasado viernes asistí a la celebración en Madrid de dicho aniversario, porque lo merecen y porque me da la gana.
La sala llena para recibirles, unos teloneros cojonudos (Wild) que disfruté enormemente y veinte años de lucha sobre las espaldas “por el puto rock’n roll”.
Después de un concierto de Lujuria todo es sudor, caras sonrientes y una sensación global de euforia que hace que nunca me canse de verlos sobre un escenario. Sensaciones que mantienen viva mi fe en el heavy metal, en el rock, en la música.

Cuando llegué a casa me esperaban los primeros regalos de mi propio cumpleaños, entre ellos había algo que ya conocía pero que no estaba en mi colección, el DVD del X Aniversario de Lujuria, por lo que casi he tenido más lujuria en un fin de semana que en las tres décadas (y pico) que han pasado delante de mis ojos.
Es cierto, mirando fechas la cosa no cuadra mucho, pero quién soy yo para decir si son más o menos años con lo que me jode a mí cumplir uno más.



Durante todos estos años Lujuria ha hecho que me sienta orgulloso de ser lo que soy, como soy, de quienes son como yo, aplastando todas las ideas que este país trata de inculcar en esta sociedad adormilada que acepta leyes, prohibiciones y obligaciones con la misma docilidad que un rebaño de ovejas. Utilizaré una frase que el propio Oscar Sancho dejó para la posteridad sobre estos rebaños humanos: “a veces hay que mirar al pastor, (alzar el dedo corazón) y decirle veeeeeeeeee-te a la mierda”.

XX años, ocho discos, un directo antológico… eso en el apartado netamente musical. Pero Lujuria son XX años luchando por la libertad, en todos los sentidos, desde la más fundamental, la libertad sexual, hasta todos los estamentos que competen al ser humano. Libertad y heavy metal, consecuencia, sinceridad… todo esto sería una buena definición para esta banda.

No han sido pocos los que los han tomado como un grupo de los que hablamos otro día aquí, de los de cachondeo, y aunque no pares de reír con ellos; se equivocaban. Otros los llamaron machistas en sus inicios; también se equivocaban. Dudaban de su calidad musical; se equivocaban… así podríamos seguir hasta el límite de la estupidez demostrado por una charlatana televisiva que los tildó de pederastas cuando denunciaron los casos de pedofilia dentro de la Iglesia con el tema “Dejad Que Los Niños Se Acerquen A Mí”. Esta no solo se equivocaba sino que quedó retratada en los días en que estos abusos todavía se intentaba que no salieran a la luz. Lujuria denunciaba un hecho horrible… y a esa tía solo se le ocurrió hacer como hacen los niños cuando se insultan sin ni siquiera saber lo que dicen: “y tú más”. ¿Por qué preocuparse en ver qué hay de verdad en lo que decían? No, “y tú más”. Encima con heavy metal de fondo, el obsceno y provocador heavy metal… “y tú más”.

Ahí está la letra de la canción para el que la quiera leer, escuchar, entender. Y ahí están los casos de abusos. Ahora el Papa le echa la culpa al demonio que se mete dentro de los pedófilos. Qué más quisieran… Qué culpa tendrá el pobre demonio. Pero ante la estupidez siempre ha estado la verdad, la razón y en este caso viene de la mano de gente con el pelo muy largo.
Son muchas las luchas que en estos XX años ha abierto Lujuria, como se les dice aquí a los calvos, tienen más frente que Alemania en 1942. Luchan por la igualdad de la mujer, por el castigo a los maltratadores, por la igualdad sexual, de pensamiento, de religión, por la hermandad latina y de todas las razas, por el heavy metal… y como siempre me recuerda Oscar cuando hablamos “mi padre siempre me dijo que no empezara una pelea que no supiera si iba poder acabar”. Lo saben, hasta el final, y saben que somos muchos los que vamos “a morir” (¿cuántas veces nos has dicho eso desde las tablas Oscar?) en el campo de batalla a su lado.

 
Encima a sus verdades, a sus letras de divertida primera lectura y demoledora segunda, se va sumando disco a disco una mejora musical. De sonido, de composición… donde otros se pierden ellos se ciñen al guión: “por el puto rock’n roll, viva el heavy metal”.


Luchan por el futuro y nunca han olvidado el pasado. Lo hicieron recordando la lucha comunera en ‘…Y La Yesca Arderá’, en un plano político-histórico-épico y lo hacen con la historia del rock, sobre todo con nuestra historia del rock. Siempre han recordado a los caídos, a los pioneros y el año pasado lo hicieron a lo grande con ‘Llama Eterna’, un homenaje que por desgracia debería –o deberá- tener segunda, tercera… parte.

Lujuria es sexo, es sangre, es libertad, Lujuria es heavy metal desde que a finales del siglo XX iniciaran su camino contándonos ‘Cuentos Para Mayores’. Un par de años después todos nos apuntamos al viaje hacia la ‘República Popular del Coito’ y recibimos al siglo XXI ‘Sin Parar de Pecar’, que es lo que nos gusta. Está claro que nunca dejamos de ser ‘Enemigos de la Castidad’ porque siempre sucumbimos ante ‘El Poder del Deseo’. Después todos hicimos fuerza para apoyar a quien tiene ‘Espinas En El Corazón’, y fuimos tantos los que oímos la llamada, decía ‘Únete Al Escuadrón’, y joder si nos unimos. Nos llevaron hacia un futuro en el que había tanto que hacer que volvimos con ganas de descansar, revisar los álbumes de fotos, recordar de dónde venimos, cuando ‘Las Maquetas’ eran arietes con los que derribar muros, puertas, y quemar el suelo a nuestro paso, como los héroes de nuestra historia, ‘…Y La Yesca Ardera’, y seguirá ardiendo, porque la manada nos hace fuertes y todos sentimos ‘Licantrofilia’ en nuestro interior. No pararemos de aullar hasta que se apague la llama, pero la llama que nos ilumina y nos da calor es una ‘Llama Eterna’. El único final lo sigue marcando el corazón, porque con Lujuria todos tenemos el “Corazón de Heavy Metal”.


¿Alguien no tiene claro que en sus mentes ya se están preparando los festejos para algo tan importante como el aniversario XXX?
Julio, Jesús, Javier, Oscar, Maikel, Ricardo, César, Nuria… Felicidades y gracias.
_____________________________________________________
* Letra de la canción “Licantrofilia”, ‘Licantrofilia’, 2008

1 comentario:

  1. Felicidades Lujuria !!! buen report !!!

    Javi Endara

    ResponderEliminar